viernes, 30 de diciembre de 2011

Quince meses

Hoy la persona que ha cambiado mi vida está de celebración: cumple quince meses!!

Cada día 30 pienso lo mismo: ¡cómo pasa el tiempo! y también pienso en lo que me cuesta ya pensar en mi vida antes de Alejandro, cómo me ha cambiado todo: la forma de pensar, de sentir, de vivir según qué cosas... Estoy tan feliz, tan encantada, tan llena... y todo gracias a mi ratón.

Veo en él avances a pasos agigantados.

Casi, casi, se suelta a andar. Si no lo piensa mucho y lo hace sin pensar, va tranquilo, poco a poco, de un sitio a otro. Pero si ve que le miramos le entra el "miedo escénico" y se tira de culo para gatear.

Repite todo lo que le decimos, es un lorito; a veces lo repite convencido, otras con tono de pregunta, porque no debe de tener muy claro lo que dice.

Reconoce en foto a papá, a mamá, a su tata, al tito, al abu, al tío Dani, a su primo Gael, a mi abuela, a la Bruji... y a todos nos llama sabiendo quienes somos.

Ha cambiado el nombre a mi abuela. Ahora es la abuela Cuqui, porque es como ella le llama de forma cariñosa (y porque no se acuerda del nombre) y él empezó a llamarla así, así que con 87 años la hemos cambiado el nombre.

Le encanta mirar cuentos y decir lo que ve: gatitos, pipis, guaguas....

Come solo cogiendo los trocitos y sus comidas favoritas son las salchichas, las patatas fritas y el peti.

Sabe dar besitos y es muy cariñoso, a veces los acompaña de abrazos y entonces... ¡¡me derrito!!

Y podría seguir y seguir.... pero tampoco quiero ser pesada. Pero, ahora que es tiempo de balance, sin duda, este año ha sido maravilloso sólo por haber aprendido tantísimas cosas con mi pequeño